Ricardo Milanés Balsalobre
Autor, Escritor, Filósofo y Poeta

Autor, Escritor, Filósofo y Poeta

Ricardo Milanés Balsalobre

Crea tu insignia

Quiero que me hables bajito y muy cerca de mi mejilla.
Dime cosas bonitas, dime cosas de amor, que me quite esta presión que existe en mi pecho, que ahoga mi voz y paraliza mi vida.
Dime cosas bonitas, que el volcán que existe en mi corazón, esta preñado de amor, y como un rio de aguas bravas, saltara de mi pecho para inundar tu alma con un suspiro de mi amor.
Dime cosas bonitas que inspiren mi corazón, dime cosas de amor muy bajito a mis oídos, que la melodía de tu voz hace temblar mi alma, irradiando todo mi amor sobre tu corazón.

Ricardo Milanés

Herida has dejado mi alma, con fuego del volcán de tu vida. Pues con lava de tu corazón, grabaste en mi alma “Te quiero mi amor.” Y solo cuando tus besos acarician mis labios, deja de sufrir mi alma; al carmar el fuego, que prendió tu amor en mi corazón.
Ricardo Milanés



Contemplándote, explota mi alma, y mi corazón se fragmenta en fragancia de estrellas, que el aire llevara al cielo, para iluminar la noche más oscura.
De esta forma mi corazón, hecho polvo de amor en alas del viento, te inundara con todo mi amor.

 Ricardo Milanés


Amor, es sentir el latido de tu corazón en mi pecho.

Amor, es la caricia de tu respirar en mis pulmones.

Amor, es el dulce sabor de tus besos al acariciar mis labios.

Amor, es mirar y sentir tu cálido vivir en mi latir.

Amor, eres tú, que con tu mirada, me haces estremecer de placer.

Amor, lindo respirar, que con tu aliento haces vibrar el firmamento.

Eso eres tú, en mi corazón, aliento de mi Alma, que suspira por tu mirada.

 Ricardo Milanés


Hoy mire en tus ojos, sintiendo, que ya no estaba tu amor. Como un loco voy, entre los laberintos de mi corazón, pues no encuentro descanso si no me encuentro con tu corazón. Solo una sonrisa viniendo de ti, tan solo un abrazo de amor, o una palabra salida de tu interior, diciendo te amo. Haría renacer mi alma, y como en un prado verde en primavera, haría renacer miles de flores, con mi nuevo latir. Latir que derramaría para tí, el amor de mi espíritu, que tan solo vive para ti.
Ricardo Milanés


Disculpa, tienes un minuto, para dedicarlo a sentir tu latir en el centro de tu corazón. Solo son sesenta segundos, en los cuales intenta sentir la caricia de tu alma, al mirar a tus semejantes, pues sienten igual que tu. Sienten; temor, dolor, sufrimiento, y en muy pocas ocasiones algo parecido a una sensación de amor. Por eso, solo te pido un minuto de tu amor, para que tus semejantes se sientan mejor, al sentir tu mirada de amor.
Ricardo Milanés



Quiero decirte, que ya no te quiero, ni quiero verte más. Ahora, sólo te amo, y quiero llevarte en mi interior. Por eso quiero comerte a besos, y beber las mieles de tu amor. Para endulzar con tu almíbar de amor, mi corazón.
Ricardo Milanés





Sudor frio recorre mi cuerpo, que sucede dentro de mí, Dios, parece como si la muerte, llamara a mi corazón. Sudor frio brota de mi piel, aturdida mi conciencia al pensar que me alejare de ti, Dios que tristeza y dolor inunda mi corazón. Pálpitos de gran amor irradia mi Alma, aliviando mi temor, asciendo por el laberinto del temor hacia mi interior, y desde lo más elevado de mi Ser, despejo de mi piel ese temblor que causo mi sudor, ahora solo amor desprende mi piel, y como aromas de amapolas se despliegan ante mi conciencia, de esta forma me evaporo en el aire, para que tu respires mi amor, hecho fragancia de mi corazón.
Ricardo Milanés


No puedes luchar contra las olas del mar. No puedes luchar contra el ímpetu de un huracán. No puedes luchar contra la lava de un volcán. Así, yo no puedo ni quiero, luchar contra la fragancia de tu amor, que me hace renacer en cada amanecer.

Ricardo Milanés




En el jardín de mi Alma, no existen paredes que limiten su paso, todos pueden entrar a través de sus muros de amor, para deleitarse con las miles de flores, y perfumes. Mas los frutos de sus árboles, son para saciar tu necesidad. Yo, solo puedo ofrecerte; un poquito de agua de mi vida, para ti. Pues, aparte de la que tú quieres coger, la que sobre será empleada para el riego del jardín.
 Ricardo Milanés



 

Con una copa de néctar en mi mano, recuerdo el primer beso, que arrebato la paz a mi alma. Paz que nunca volverá, hasta que la ternura de tus labios, me devuelva la paz, a mi corazón, e inspire a mi alma, para enamorar a la humanidad.
Ricardo Milanés

 



contador de visitas